EL REINO: OTRA GRAN MUESTRA DE LA ENORME CALIDAD Y TALENTO DE NUESTRO CINE

EL REINO: OTRA GRAN MUESTRA DE LA ENORME CALIDAD Y TALENTO DE NUESTRO CINE

3 octubre, 2018 0 Por elescritorcinefilo

Desde que supe que se iniciaba el rodaje de la nueva película de Rodrigo Sorogoyen, las expectativas eran bastante elevadas, sobre todo con sus fabulosas dos primeras películas: Stockholm y Que Dios nos perdone, que si aún no has visto deberías hacerlo (aquí tienes la entrada que hice sobre la segunda).

Y si se añade que el film trata el peliagudo y tan reciente tema de la corrupción (reciente por cuando salió a la luz, no por las décadas que lleva en nuestro sistema), pues con muchas más ganas estaba deseando acudir a las salas para ver el resultado.

Mucha gente siempre me ha dicho que cuando se tiene muchas expectativas de algo acaba decepcionando. Pues con El Reino (Rodrigo Sorogoyen, 2018) no ocurre eso. Es más, incluso supera las expectativas, regalándonos una gran (y necesaria) película, que no te deja respirar ni un segundo y que nos ofrece tantos “paisajes reconocibles” dentro de nuestro país, que el puñetazo de realidad es aún más duro del que yo podía imaginar.

¿Por qué verla?

Porque esa dosis de realidad con la te golpea es peor aun cuando se mete tan de lleno en la “pesadilla” del protagonista, llegando a sentir hasta cierta empatía. ¿Será el efecto que quiere conseguir en el espectador? ¿Son cómplices de esa corrupción quienes “regalan” con sus votos la continuidad de personas así en el poder? ¿Llegamos a entender el sufrimiento del protagonista, a pesar de ser un ladrón, porque vemos “normal” que saqueen las arcas públicas? Esa cámara “tan viva” y tan cercana a ese político corrupto, que vive una pesadilla cuando es descubierto, hace que te adentres a ese submundo que siempre vemos (“suavizado”) por  la televisión, pero que la genial dirección de Sorogoyen logra que te metas de lleno en él.

Y ese personaje que sigues durante toda la película tiene el rostro y la voz de uno de los grandes de nuestro cine, un Antonio de la Torre que, como siempre, ofrece un recital de interpretación como ese corrupto “sufridor”, beneficiario y víctima del único sistema que conoce.

Para hacer una gran película siempre es necesario un gran guion, y El Reino lo tiene. Y no es nada fácil, porque el tema de la corrupción puede realizarse desde muchos enfoques, pero los guionistas han sabido centrarse en los aspectos más “conocidos” por el espectador para sentirnos más cercanos a la historia y no ser necesario dar “excesivas” explicaciones para no perder el hilo principal de la trama.

Y otro motivo para verla es que, dentro de su gran conjunto, tiene hasta 4 secuencias que están rodadas con gran maestría. No voy a contarte cuales son porque es mejor verlas, pero te digo vas a saber cuáles son por su tensión, sus diálogos y como logra crear “una gran acción” dentro de los reducidos espacios donde se desarrollan esas secuencias (para crear grandes secuencias de acción no es necesario siempre que se desarrollen en grandes espacios ni con numerosos actores).

¿Cuándo verla?

Ahora está en el cine, así que aprovecha la ocasión porque este tipo de películas se disfruta mucho más en pantalla grande.

Tenemos la fortuna que en España sigue haciéndose grandes películas por el enorme talento de nuestros cineastas. Films como este son más que necesarios, tanto por su calidad cinematográfica como por esa realidad que algunos necesitan ver y, sobre todo, sentir.

¡Salud y buen cine!