STOCKHOLM: CUANDO EL TALENTO SUPLE LA FALTA DE MEDIOS (ECONÓMICOS)

STOCKHOLM: CUANDO EL TALENTO SUPLE LA FALTA DE MEDIOS (ECONÓMICOS)

28 agosto, 2019 0 Por elescritorcinefilo

En los últimos dos o tres años ha dejado de hablarse tanto, pero hasta poco (¿podría decirse que era una moda?) salían continuamente noticias sobre proyectos que estaban buscando micromecenezgados o, como es más conocido, crowfunding.

Por lo que he leído y escuchado aún sigue en funcionamiento, a pesar de que en los medios de comunicación y redes sociales no se difundan mucho.

En el cine español puede que el crowfunding más conocido sea la estupenda y divertida El mundo es nuestro, donde Alfonso Sánchez y su inseparable Alberto López nos deleitaron con dos de los personajes más conocidos en la última década en España, a los que ya habíamos conocido, junto a otros personajes inolvidables, en sus fantásticos y premiados cortometrajes.

Pues bien, quería recomendarte otro film patrio que también tuvo el mismo sistema de financiación y un gran reconocimiento (tal vez no tanto a nivel de público, pero sí más a nivel de premios), además de dar voz en el panorama cinematográfico al que considero uno de nuestros mejores directores actuales, quien nos ha regalado dos peliculones como son Qué Dios nos perdone y El Reino.

Sí, porque el debut cinematográfico (en solitario) de Rodrigo Sorogoyen se produjo en el año 2013 con Stockholm, un pequeño film, con prácticamente solo dos personajes, que te mantiene pegado al asiento. Un drama (o drama romántico, según como lo quiera ver cada uno) que desprende un gran talento por todos sus poros, el que han seguido demostrando quienes han participado este proyecto con sus posteriores films y series.

¿Por qué verla?

Me gusta por la cantidad de “lugares comunes” y situaciones por las que hemos pasado la gran mayoría de jóvenes (aunque ya no lo seamos tanto), que consiguen “situarte” rápidamente, además de atraparte y sentir curiosidad por lo que ocurrirá… Y como se rompe la película en su, prácticamente, segunda mitad, con naturalidad, sin resultar forzado, pero sorprendiendo, gracias a la credibilidad de unos personajes muy bien construidos.

Y dando vida a esos dos personajes nos encontramos a dos magníficos actores, una Aura Garrido (nominada al Goya) y un Javier Pereira (ganador del Goya en la categoría de actor revelación), que lo dan todo: no ves a unos actores, sino a unos jóvenes como tantos otros que buscan algo durante esa (y otras muchas) noche, aunque no buscan lo mismo…

Para lograr que una historia de dos personajes te atrape, hay que tener gran talento, y a Sorogoyen le sobra. Narra magníficamente cada una de sus dos partes, dotando a sus secuencias del ritmo adecuado, llegando a su cúspide en ese clímax que nadie desea, aunque es lo lógico que ocurra…

Magnífica carta de presentación para un director de quien, en pocos meses, volveremos a tener noticias con Madre, secuela del cortometraje por el que fue nominado al Oscar.

¿Cuándo verla?

Si tienes ganas de ver cine (no solo cine español, sino CINE, en mayúsculas), esta es una gran opción, sobre todo si te gusta el “pequeño gran cine”, de esos que se hacen más con el corazón (a falta de dinero) y a los que le sobra calidad.

Ya solo queda que la veas y (espero) la disfrutes.

Del argumento, aparte de lo que has podido intuir por aquí, mejor no sepas mucho más. Déjate llevar por el camino que recorren esos personajes a través de la mirada de Sorogoyen 😉

¡Salud y buen cine!