GOODBYE, BERLÍN: DIVERTIDA, TRASCENDENTAL E IMPECABLE “ROAD MOVIE”

GOODBYE, BERLÍN: DIVERTIDA, TRASCENDENTAL E IMPECABLE “ROAD MOVIE”

31 julio, 2019 0 Por elescritorcinefilo

Se puede decir que en el cine “está prácticamente todo inventado”. Es raro que se encuentren propuestas novedosas y únicas (tal vez en televisión sí, donde se arriesga más, pero más bien en su punto de partida, ya que cuando se alargan demasiado las historias originales se recurre a lo ya “establecido” o “conocido”) y más en esta época de tantos remakes y adaptaciones, fundamentalmente, de comics.

Afortunadamente hay directores que, aun con historias que ya han sido rodadas desde diferentes puntos de vistas en infinidad de ocasiones, saben darle un toque personal y causar en el espectador la sensación de, si bien no haber visto algo original, sí diferente: un gusto nuevo en la boca mezclando sabores conocidos. Y eso no es nada fácil.

Si te dijera que la película que te recomiendo (de manera muy resumida) cuenta la historia de un adolescente marginado que durante las vacaciones de verano emprende un (extraño) viaje con un nuevo compañero de clase hijo de inmigrantes, seguramente se pasen por la mente muchas historias sobre ese camino que emprenden adolescentes hacia la madurez, esas carreteras tan simbólicas sobre el camino de la vida… ¿verdad?

Pues en las manos de un maestro como Fatih Akin, Goodbye, Berlín (Tschick, 2016), adaptación de la novela homónima del malogrado Wolfgang Herrndorf (vendiéndose más de un millón de copias), se convierte en el trascendental y divertido viaje de dos personajes muy reconocibles, pero no por ello menos interesantes de descubrir.

¿Por qué verla?

Porque es una gozada disfrutar de la puesta en escena y la narración del maestro Akin. Es más conocido por sus (muy duros) dramas, pero cuando hace comedia no pierde nada de su talento, como ya demostró con Soul Kitchen, la que seguro que recomendaré más adelante. Lo que más me gusta es que sus films jamás son “vacíos”, a pesar de que pueda parecer lo contrario. Tal vez este (como sucedió en In the fade) no tenga la complejidad narrativa de Al otro lado, pero sigue profundizando mucho en sus personajes, se nota que los “ama”, los cuida y quiere ser honesto con ellos, que el espectador se meta en su piel y en su alma. Es mucho más compleja de lo que pueda aparentar en un inicio.

Y los actores elegidos para dar vida a su trío protagonista están de matrícula, porque no hay que olvidar que el personaje de Isa, a pesar de no contar con tantos minutos como a much@s nos gustaría, es una auténtica joya. Parecen nacidos para sus papeles. La verdad es que desconozco como continúa la filmografía de Tristan Göbel, Anand Batbileg y Mercedes Müller, sin desmerecer al resto del reparto que también está magnífico, pero si siguen poniendo toda esa pasión en cada uno de los personajes que interpreten como lo ponen en Goodbye, Berlín, vamos a disfrutar mucho de su talento.

¿Cuándo verla?

Es una película que la considero para disfrutarla en verano, así que aprovecha estos meses de calor para relajarte con una muy buena película.

Aunque siempre es un buen momento para ver un film de Fatih Akin, quien demuestra una vez más que no es necesario partir de algo original para lograr una gran obra.

Para ello hay que tener “un don” y dominar muy bien la narración y la técnica cinematográfica. En mi opinión, actualmente hay pocos que alcancen su nivel, tanto en el drama como en esta magnífica comedia que espero que te guste.

¡Salud y buen cine!