GREEN BOOK: UNA FÓRMULA DE GRAN CALIDAD QUE NUNCA CANSA DE VER

GREEN BOOK: UNA FÓRMULA DE GRAN CALIDAD QUE NUNCA CANSA DE VER

6 febrero, 2019 0 Por elescritorcinefilo

En el cine de Hollywood es muy habitual encontrarnos con un gran número de películas que traten las relaciones interraciales. Se ha convertido en un género cinematográfico porque suelen funcionar bastante bien en la taquilla y en los premios, ya sea abordándolo desde un punto de vista dramático o cómico, de amor o de amistad.

No es de extrañar que una de las películas que parten como favoritas para ganar el premio principal en los Oscar de este año, trate la relación (inspirada en una historia real) entre un blanco (racista) y un negro (de gran talento) que debe recorrer el sur del país para dar una serie de conciertos.

Ya has visto algo así, ¿verdad? Puede que lo que te encuentres en Green Book (Peter Farrelly, 2018) suene a manido y esté “más que visto”, pero seguro que te gustará esta historia porque está muy bien narrada y nos ofrece todo aquello que queremos de este tipo de film.

En ningún momento hace creer al espectador que verá algo nuevo, simplemente pretende que pasemos dos horas de gran entretenimiento. Y, además, es un entretenimiento de gran calidad.

¿Por qué verla?

Porque partiendo de un buen guion es más fácil hacer una buena película. Y Green Book tiene un guion muy bueno. ¿Que repite elementos visto en otros films? ¡Qué importa! Como he comentado antes, no se busca originalidad, se busca calidad y entretenimiento y aquí los encontramos. Además, tiene un par de secuencias que están muy bien resueltas, sorprendiendo al espectador y dibujándole una sonrisa en su rostro.

Además, este guion se ve plasmado con una dirección más que correcta de Peter Farrelly (sí, el director de comedias como Algo pasa con Mary o Dos tontos muy tontos, entre otras). Es cierto que “tira de manual”, pero es mucho mejor eso que hacer una narración que vaya en desacorde con la historia, sobre todo porque se han visto muchos casos que lo han intentado (por buscar innovar) y los resultados no han sido nada buenos.

Y otro motivo para verla, para mí el principal, es el carisma de sus protagonistas, unos Viggo Mortensen y Mahershala Ali que están magníficos en sus respectivos papeles, llenando la pantalla de su enorme talento y creando unos personajes que no solo “caen simpáticos”, sino que resultarán inolvidables.

Es más que evidente la gran preparación que han hecho para los personajes, y no solo por la transformación física de Mortensen o por las piezas musicales que parecen interpretadas por el propio Ali, sino porque desde el primer momento ves al personaje y no al actor.

¿Cuándo verla?

Ahora mismo está en los cines, así que no pierdas la oportunidad de disfrutar en pantalla grande una muy buena película.

Si te apetece ver un film por el mensaje que transmite, por su “buen rollo” (a pesar de la indignación que se llega a sentir por las discriminaciones de una sociedad que aún no ha evolucionado lo suficiente) y por la gran calidad que desprende en sus apartados técnicos y artísticos, no pierdas la oportunidad de disfrutar de Green Book.

Tal vez veamos más adelante obras del mismo estilo, pero no siempre serán del mismo nivel. Así que aprovecha 😉