WALL-E: UNA JOYA DE LA ANIMACIÓN PARA DISFRUTAR EL DÍA DE REYES

WALL-E: UNA JOYA DE LA ANIMACIÓN PARA DISFRUTAR EL DÍA DE REYES

6 enero, 2019 0 Por elescritorcinefilo

La llegada de los Reyes Magos siempre trae a l@s niñ@s (y no tan niñ@s) una gran ilusión no solo por los regalos que les reciben, sino por la magia que envuelve ese momento con tanto colorido y luz por las calles de las distintas ciudades y pueblos. Ese momento nos llena de alegría también a los adultos cuando vemos tanta felicidad en el rostro de los más pequeños.

Días como estos yo también los relaciono con películas de animación, ya que gran parte de los canales de televisión programan durante estos días festivos películas para el público infantil.

En las últimas décadas, en mi opinión, pensar en cine de animación es pensar en PIXAR, esa productora que, desde la aparición de la primera parte de Toy Story, nos ha regalado varias obras maestras y un cine del que no solo disfrutan los más pequeños, sino también los adultos.

De entre las múltiples opciones que existen, yo siempre recomiendo mi favorita: WALL-E (Andrew Stanton, 2008). Me ha pasado con muchas personas que, cuando les recomiendo esta película, me dicen que no les atrae verla o que no les ha gustado mucho. Prefieren otras como Up o Del revés, por ejemplo. A mí también me encantan esas películas y la práctica totalidad de los films de PIXAR, pero WALL-E tiene algo que me apasiona

¿Por qué verla?

Yo creo que uno de los aspectos que más me atraen de esta obra maestra está relacionada con sus numerosas referencias cinematográficas y porque sus primeros veinte minutos (como si se tratara de una película muda) me parecen maravillosos. Supongo que esto no atrae a determinados espectadores, que esperan una mayor acción o dinamismo desde sus créditos iniciales, pero para mí sí que hay acción y lo que cuenta no solo es importante, sino también profundo… Hay espectadores que no siempre tienen la paciencia para concentrarse e intentar ver más allá de unas imágenes impresionantes. No creo que sea cuestión de gustos, sino de profundizar como, por ejemplo, cuando intentas analizar un cuadro: llegar al alma del arte.

Otro de los motivos para verla es porque la calidad de estos genios de PIXAR es más que evidente, no solo por la belleza y espectacularidad de sus imágenes, que siempre te maravillan, sino también por su magnífico guion, repleta de situaciones divertidas, emocionantes y personajes inolvidables.

Y, por último, si te aconsejo que no apagues la televisión hasta que no finalicen los créditos, ya que, si la película es en sí una auténtica obra de arte, las imágenes que acompañan a todos los que han trabajado en esta joya son una auténtica genialidad. Obsérvalos detenidamente porque te están contando no solo una historia, sino que también te muestran algo muy importante de “nuestra historia”.

¿Cuándo verla?

El día de Reyes o días festivos como estos son muy apropiados para verla.

Aunque siempre es un día apropiado para ver una auténtica obra maestra del cine, sobre todo porque es agradable disfrutar de películas que aúnan belleza con un hermoso mensaje (y con una crítica bastante feroz con el futuro que nos puede esperar).

Disfruta mucho del día de Reyes y a los regalos que seguro habrás recibido, hazte uno propio: una gran película 😉

¡Salud y buen cine!