1917: PELÍCULA VIBRANTE Y MAGISTRAL

1917: PELÍCULA VIBRANTE Y MAGISTRAL

19 enero, 2020 0 Por elescritorcinefilo

Las películas sobre conflictos bélicos han retratado en multitud de ocasiones la heroicidad, miseria, horror, humanidad, falta de humanidad, destrucción, etc., del enfrentamiento entre hombres y mujeres por las ansias de poder unos “psicópatas” que han gobernado y gobiernan en tantos lugares.

Si me tengo que quedar con algunas, prefiero aquellas que “se aproximan” a la realidad, que reflejan la absurdez de la guerra y sus consecuencias, como son Salvar al soldado Ryan y Senderos de gloria, dos obras maestras de dos genios del séptimo arte: Spielberg y Kubrick.

Situándonos en la Primera Guerra Mundial (o Gran Guerra), como el film de Kubrick, un director que desde su debut con American Beauty nos ha brindado obras siempre de gran calidad (Camino a la perdición o Revolutionary Road), ha dado un paso más y nos regala una película magistral, con una narración ya vista en otras ocasiones (toda la película rodada en un plano secuencia que vimos no hace mucho en Birdman de Iñarritu o en Hablar de Joaquín Oristrell), pero necesaria para lo que pretende el director: seguir el viaje de esos dos soldados por las trincheras de un conflicto en el que solo cuenta sobrevivir.

1917 (Sam Mendes, 2019) es una auténtica maravilla técnica… y humana, porque consigue trasladar al espectador las emociones que sienten no solo su pareja protagonista, sino todos esos personajes que se encuentran a lo largo de su peligrosa misión.

¿Por qué verla?

Solo por el nivel técnico de la película es más que motivo suficiente para verla. No solo por ese maravilloso plano secuencia de la película (que ya “practicó” el director en el sobresaliente inicio de Spectre, segundo y último film que dirigió de la saga de James Bond), sino también por su fotografía, sonido, puesta en escena (¡cuántos ensayos habrán hecho los actores y extras para que no haya el más mínimo fallo!), música… y montaje, para que el espectador no perciba “esos cortes” (aunque se pueden intuir donde están). Todo funciona a la perfección.

Por la formidable interpretación de su pareja protagonista, George MacKay (Pride, Captain Fantastic, El secreto de Marrowbone) y Dean Charles-Chapman (Juego de tronos, The King), que están más que perfectos como esos soldados que tienen la difícil misión de salvar más de mil vidas, una carrera a contrarreloj en la que a través de ese momento crucial conoceremos la guerra como nunca la habíamos visto.

Y siempre es un placer disfrutar, aunque en breves papeles, del talento de actores como Colin Firth, Benedict Cumberbatch y Mark Strong, cuya sola presencia ayuda a alzar (aún más) el altísimo nivel que ofrece la película.

¿Cuándo verla?

En el cine se disfruta de todas las películas, pero esta en especial mucho más.

Desde que hace muchos meses vi su tráiler he esperado con ganas la llegada de 1917. Y la espera ha valido la pena.

Independientemente de los premios obtenidos (y los que quedan por llegar), es una de las películas que serán recordadas no solo por cualquier cinéfilo, sino por todas las personas que la vean, guste más o guste menos, ya que sus imágenes y sus personajes se sumergen en nosotros (¿o nosotros en ellos?) gracias a una de las narraciones más poderosas y virtuosas (según mi opinión) que se han hecho.

¡Salud y buen cine!