DELICATESSEN: ÚNICA, BRILLANTE Y FASCINANTE OBRA DE CULTO

DELICATESSEN: ÚNICA, BRILLANTE Y FASCINANTE OBRA DE CULTO

18 marzo, 2019 0 Por elescritorcinefilo

Muy de vez en cuando aparece un film que revoluciona el panorama internacional, casi siempre gracias a la originalidad de su historia o por el particular mundo de su director, diferente a todo lo visto hasta un determinado momento.

Y con menos frecuencia aún, tenemos la suerte de encontrarnos con ambas pecualiaridades.

El inicio de los 90 (no me cansaré nunca de hablar de esta década) fue muy potente porque nos encontramos con dos genios que han ejercido una gran influencia en muchos directores del panorama actual.

Uno de ellos es Quentin Tarantino, que aún sigue con bastante fuerza y creando gran expectación en cada nuevo proyecto, como la que esta generando Once Upon a Time in Hollywood (se estrena el próximo verano, con Leonardo DiCaprio y Brad Pitt como protagonistas).

Otro fue quien dirigió una de las películas más reconocidas a nivel internacional y que sigue encandilando al público: Amelie.

Pues antes de dirigir tan hermosa película, Jean-Pierre Jeunet se dio a conocer al mundo con Delicatessen (1991), una rareza única en su especie, de una calidad abrumadora, codirigida junto al dibujante Marc Caro, pero cuya estética y estilo narrativo ha continuado en el resto de sus films…aunque ninguno te hace sentir “tan incómodo” como esta singular y genial pieza.

¿Por qué verla?

Si necesitas ver algo diferente, no creo que vayas a encontrar nada igual a esta obra maestra. Lo que si te advierto, si conoces las obras más conocidas de Jeunet como Amelie o Largo domingo de noviazgo, que, aunque su estilo es reconocible, aquí se aleja de ese “positivismo y sentimentalismo” que inundan sus más recientes obras: Delicatessen es mucho más oscura y está dotada de un humor negro no del gusto del todo el mundo. A mí me encanta, pero sé de personas que se han llegado a sentir “incómodas”. Aún así te animo a verla, pero estás avisad@ 😛

Porque es una gozada visual: su fotografía, sus planos, su diseño de producción, esa estética… Todo es una auténtica maravilla. Te sumerge de lleno en ese mundo apocalíptico, en esa pesadilla, que una vez dentro, no vas a poder (ni tampoco vas a querer) salir.

Por esos personajes tan surrealistas, a los que coges cariño, te asustan y te atrapan, todo por igual, y a los que, te puedo asegurar, no lograrás olvidar jamás.

¿Cuándo verla?

Para mí el mejor momento para verla es siempre, pero entiendo que “rarezas” como esta es más apropiada cuando quieras conocer un universo diferente o cuando te apetezca ver algo original y único.

Y si te gusta la comedia negra, esta película es más que apropiada.

Estoy convencido que te va a gustar esta recomendación si necesitas “refrescar” tus ojos.

Y si ya conoces el film, te aconsejo que vuelvas a verlo porque en cada revisión que se hace es aún más poderoso, porque esta lleno de tantos pequeños detalles, que sería necesario pararlo plano por plano para poder comprender aún más por qué Delicatessen es una joya del cine y una película de culto, de esas por las que el tiempo jamás pasará.

¡Salud y buen cine!