LOS AMANTES DEL CÍRCULO POLAR: LÍRICA Y HERMOSA OBRA MAESTRA DEL CINE ESPAÑOL

LOS AMANTES DEL CÍRCULO POLAR: LÍRICA Y HERMOSA OBRA MAESTRA DEL CINE ESPAÑOL

30 junio, 2019 0 Por elescritorcinefilo

Hay obras por las que jamás pasará el tiempo, que siempre permanecerán en la retina del espectador por ser diferentes, únicas, universales, geniales y en las que en cada revisión las emociones se vuelven a producir porque son obras con magia, con alma.

En la mente de cualquier cinéfilo esos films pueden ser de cualquier género o época, ya que una obra maestra del cine siempre hace que los “pelos se pongan de punta”.

Pero para todos los espectadores, en general (incluidos los cinéfilos), la existencia de un film que consiga emocionar a tantas personas y, tras dos décadas, continúe lográndolo, está al alcance de muy pocos.

Y si hablamos de una de las historias de amor más hermosas, complejas y líricas que se han hecho, estoy convencido que perdurará eternamente en quienes la hemos disfrutado.

Los amantes del círculo polar (Julio Médem, 1998) no arrasó en número de premios cuando se estrenó. Ni falta que hacía. Se ha llevado el mejor premio que puede haber (al menos en mi opinión): pasar a la historia como una de las mejores películas de nuestro cine y de los mejores dramas románticos que posiblemente se hayan hecho.

Tal vez no estés de acuerdo con esta opinión, pero creo que no se ha hecho ningún film igual y existen pocos que consigan adentrarse y transmitir al espectador cómo y qué sienten unos personajes, Otto y Ana, como lo ha logrado Julio Médem.

¿Por qué verla?

Además de por lo que te acabo de exponer, porque los personajes de Otto y Ana, a los que no olvidarás jamás, se deben a las majestuosas interpretaciones de Fele Martínez y Najwa Nimri. Aunque sería injusto no mencionar las interpretaciones de los actores que le dan vida durante su niñez y adolescencia, todos fantásticos y consiguen adentrarnos en el alma de esos dos personajes únicos e inolvidables.

Julio Médem nos ha regalado muy buenos films, pero como Los amantes del círculo polar no habrá otro. Es un director con un estilo muy personal y pone el alma en cada uno de sus proyectos, cuidando todos los detalles e intentando ofrecer una experiencia única. Aquí ha dado “más que todo lo que alguien podría dar”, dejando una huella imborrable.

Aunque sería injusto destacar algún apartado técnico sobre otro, no podía acabar sin mencionar la fantástica banda sonora de Alberto Iglesias, acompañando al espectador durante un viaje de los que permanecen en las personas más allá de su interior.

¿Cuándo verla?

Cuando quieras ver una obra maestra, esta es una gran opción.

Y si quieres un film que emocione, que te haga disfrutar de una experiencia única, Los amantes del círculo polar te la ofrecerá.

Han pasado veinte años desde que la vi por primera vez y en cada revisión sigo disfrutando muchísimo de una de mis películas favoritas.

Como todo en la vida es subjetivo. Lo que sí te puedo asegurar es que vas a ver algo único, que no te arrepentirás de haberla visto y, sobre todo, de haber disfrutado de arte, ese arte que consigue traspasar barreras y se adentran en el interior de cada persona.

¡Salud y buen cine!