PARÁSITOS: EXTRAORDINARIA, SORPRENDENTE, DIVERTIDA Y BRILLANTE PESADILLA

PARÁSITOS: EXTRAORDINARIA, SORPRENDENTE, DIVERTIDA Y BRILLANTE PESADILLA

1 noviembre, 2019 0 Por elescritorcinefilo

En Europa estamos acostumbrados a un “cine social” como un género propio, donde hay unas cuantas figuras que son muy representativas (Ken Loach por citar al más emblemático) que nos muestran la situación a la que se enfrentan individuos y familias, generalmente, con gran dosis de realidad y dramatismo (a excepción de películas como Full Monty, que a esa realidad le da su buena dosis de comedia).

Del continente asiático también nos han llegado films de temática social, destacando la figura de Koreeda, que nos aporta una visión diferente a los “clichés” del cine que tenemos “más cercano”, pero cuyos personajes resultan reconocibles y, sobre todo, muy humanos.

Aún así hay muchas personas “reacias” a acudir a las salas a ver una película japonesa, china o coreana, por citar algunos países.

Es una auténtica pena que haya tantos que se dejen condicionar por la nacionalidad de ciertos films porque se pierden grandes obras, que, estoy más que convencido, les gustaría mucho más de lo que creen.

Y un buen ejemplo de ello es Parásitos(Gisaengchung, 2019) la nueva obra de Bong Joon-Ho que ya nos ha maravillado con películas como Okja, Rompenieves, The host o Crónica de un asesino en serie y que en su último film nos regala una obra maestra (ganadora de la Palma de Oro en Cannes a mejor película) donde hace una disección social impecable, divertida, única y reconocible para cualquier espectador de cualquier rincón del mundo.

Tengo que reconocer que tengo debilidad por este director. Pero con razón, ya que cada obra que hace es diferente a todo lo que has visto, donde cuida todos los detalles y donde sus imágenes, historias y personajes permanecen siempre imborrable en la memoria…

¿Por qué verla?

Porque a diferencia de los “clásicos dramas sociales”, Parásitos es una comedia negra, una pesadilla que te sumerge en una sociedad decadente, individualista, carente de humanidad y empatía. Además, te sorprende en cada secuencia, alejándose de los “clichés”, con un par de espectaculares giros de un guion magnífico (escrito a tres manos, una de las cuales es la de su director), con unos personajes inolvidables y perfectos y dos lugares que son “también son personajes” de la historia, que representan a una sociedad donde las desigualdades pueden dar lugar a situaciones extremas.

El director consigue hacer creíble lo inimaginable, dotando de verosimilitud a situaciones que pueden llegar a resultar absurdas, cuidando como siempre cada detalle, no solo con sus poderosas imágenes, sino mimando a cada uno de los personajes, reaccionando como cabría esperar de ellos (aunque eso no signifique que el espectador “espere” esa reacción). Además, dota al film de un magnífico ritmo, haciendo que sus 130 minutos de duración pasen rapidísimos.

Y lo que también me ha maravillado son las interpretaciones. Un casting inmejorable, con unas actrices y actores impresionantes, con una naturalidad desbordante y cuyos personajes te puedo asegurar que nunca olvidarás.

¿Cuándo verla?

No pierdas la ocasión de verla en el cine, porque vale la pena ver en pantalla grande una obra magistral como esta.

Y si no tienes la oportunidad verla en el cine, siempre que quieras ver algo diferente, único y de gran calidad, Parásitos seguro que te gustará.

Antes de su estreno ya hablaban de ella como una de las mejores de la temporada. Y han acertado. Incluso me parece una de las mejores películas que se han hecho en los últimos años (al menos en mi opinión).

Da mucho gusto poder disfrutar en los cines de películas tan diferentes y, en teoría, que no suelen ser nada comerciales.

En los dos últimos meses he disfrutado ya en los cines de tres films formidables: Érase una vez en…Hollywood, Joker y este que nos ocupa. Y decían que la calidad en el cine iba decayendo…

Mientras haya directores como Bong Joon-Ho y productores que sigan apostando por la calidad, el séptimo arte seguirá en el lugar que se merece.

¡Salud y buen cine!