ROCKETMAN: MAGNÍFICIO BIOPIC LLENO DE COLOR Y OSCURIDAD

ROCKETMAN: MAGNÍFICIO BIOPIC LLENO DE COLOR Y OSCURIDAD

7 junio, 2019 0 Por elescritorcinefilo

No se puede empezar hablando de esta película sin mencionar a Bohemian Rhapsody. Con el grandísimo éxito entre el público y los galardones obtenidos (sobre todo por su protagonista), solo era cuestión de tiempo que llegara un nuevo “biopic” sobre otra figura de la canción.

Imagino que, habiéndose estrenado en este mes de mayo, la idea de realizar una película sobre uno de los cantantes internacionales de más éxito y talento surgió antes de conocerse los resultados en taquilla del film sobre la mítica banda Queen… O tal vez aceleraron su producción.

La verdad es que las vidas de Freddie Mercury y Elton John han seguido caminos muy parecidos, aunque con finales (desgraciadamente) muy diferentes. Pero las diferencias entre Bohemian Rhapsody y Rocketman (Dexter Fletcher, 2019) acaban ahí, ya que mientras en la primera se “suavizaban” los momentos más oscuros de la vida de Mercuri, en esta que nos ocupa el “colorido” de la personalidad transmitía el excéntrico cantante no cubre en ningún momento los pasajes más oscuros de su vida (y que son muchos).

Hay más diferencias entre una película y otra. Pero tanto una como otra tiene, además de la música, razones para verlas. Y muchas.

No voy a compararlas. Te dejo, en mi opinión, las principales por las que Rocketman es muy recomendable de ver.

¿Por qué verla?

Pues porque es un magnífico musical y utiliza las canciones del genial artista para contar su vida, sin resultar forzado como se encajan las canciones en la historia, al contrario, dándole mucha fluidez.

Porque la actuación de Taron Egerton es sobresaliente. La caracterización es fabulosa, pero en ningún momento está intentando imitar a Elton John, sino que quiere (y logra con creces) transmitir al espectador las emociones y estados por los que pasó durante el periodo más “caótico” de su vida.

Sería injusto no mencionar al resto del reparto, especialmente a un conmovedor Jamie Bell, un frío y “desagradable” Richard Madden y una magnífica (como siempre) Bryce Dallas Howard.

Me ha sorprendido (para bien) que no se haya intentado suavizar ninguno de los momentos del cantante en los que estuvo a punto de destrozar su vida. Saber que es uno de los productores y que se haya reflejado en la pantalla lo peor de él hace que la película transmita mucha honestidad, además logra que su “moraleja” cale aún más en el espectador.

Y, un último motivo para verla (que debería ser el primero), es gozar una vez más de las maravillosas canciones de uno de los grandes artistas de las últimas décadas.

¿Cuándo verla?

¿Qué tal ahora que está en el cine? Es una gozada disfrutarla en pantalla grande, así que no pierdas la oportunidad 😉

Y si no tienes la oportunidad de verla en cine y lo harás en casa, ajusta bien el sonido y el brillo de tu pantalla o proyector, porque Rocketman penetra en tu vista y oídos, además de causar un gran revuelo en tu interior.

Tal vez entremos en un periodo que nos bombardearán de biopics de cantantes. Puede que llegue a cansar. Pero si son tan buenos como los dos últimos que hemos podido disfrutar, bienvenidos sean 🙂

¡Salud y buen cine!