THE END OF DE F***ING WORLD: UNA SERIE BRILLANTE Y TOTALMENTE DIFERENTE

THE END OF DE F***ING WORLD: UNA SERIE BRILLANTE Y TOTALMENTE DIFERENTE

27 marzo, 2020 0 Por elescritorcinefilo

Hay tantas ofertas de series, tanta competencia entre las distintas plataformas que en ocasiones cuesta trabajo decidir qué ver… Al menos a mí me sucede eso: cuando finalizo una serie y quiero empezar otra me saturo de tantas propuestas y me llevo un largo rato tratando de decidirme porque no quiero perder el tiempo viendo o empezando algo que no resulta tan bueno como pintaba o, simplemente, no es de mi gusto.

Un día que estaba en esa búsqueda (repleto de dudas) sobre qué ver cuando acabé una serie y coincidió que quería irme pronto a la cama (al día siguiente tenía que madrugar), me puse a ver una serie que, cada capítulo, duraba alrededor de veinte minutos…. Y porque debía irme a la cama pronto porque la hubiera visto seguida, ya que me atrapó “desde el primer minuto”.

Me enganchó su voz en off, su historia que mezcla comedia negra con momentos de emoción y también violencia, su incorrección… The end of the f***ing world (Jonathan Entwistle, 2018 – actualidad), basada en el cómic homónimo de Charles Forsman, es una de esas “rarezas” brillantes que surgen de vez en cuando, que camina por una fina línea sin perder nunca el equilibrio ni el rumbo, esa línea en las que sí caen unos personajes que están buscando el equilibrio en el inestable (y perturbado) mundo en el que viven.

¿Por qué verla?

Porque no vas a encontrar nada igual. Bueno, ahora sí. Netflix estrenó hace poco Esta mierda me supera que querían compararla un poco con Stranger things (por el tema de chica con superpoderes), pero es más equiparable con que esta recomendación que te hago… y no solo por estar basada en un cómic del mismo autor.

Una de las razones por las que creo que es tan diferente es por esa mezcla de géneros, que va de la comedia negra, al thriller, a alguna secuencia de gran violencia, pasando por la enorme carga de emotividad que siente sus jóvenes personajes protagonistas, quienes necesitan huir de una realidad que los oprime, buscando el apoyo mutuo y el equilibrio que no les da ni su familia ni la sociedad.

Por su fantástica estética de los 80 y los 90, su gran puesta en escena y con una narración que hacen que cada capítulo “pasen en un suspiro”, siendo una serie apropiada para ver “sin cortes”. A mí me ha dado más la impresión de una película dividida en partes, aunque hay que reconocer que funciona mejor así que como un “único bloque”.

Y, en mi opinión, lo mejor de la serie es su pareja protagonista, una Jessica Barden (a quien hemos visto, entre otros títulos, en Langosta del gran Yorgos Lanthimos) y un Alex Lawther (protagonista de Cállate y baila, uno de mis capítulos favoritos de Black Mirror) que están formidables, logrando que lleguemos a sentir cariño y empatía por Allyssa y James. No solo es evidente su gran trabajo por todo lo que logran transmitir, sino también por la química que desprenden, algo siempre esencial y más en estas historias donde ellos copan el único protagonismo.

¿Cuándo verla?

Siempre que quieras ver alguna serie corta y no tengas mucho tiempo.

O cuando quieras hacer “una maratón” de series. Ahora mismo hay dos temporadas…

…Y espero que haya una tercera, porque se disfruta mucho con series de tanta calidad y que te ofrecen algo tan diferente.

Espero que no empiecen a crear más historias del mismo estilo o que quieran copiarlas, porque se caería en una repetición innecesaria.

Aunque siempre hay un original como este que superará a cualquier copia mala o buena.

¡Salud y buen cine!